You are viewing ishtar_sylphide

Previous Entry | Next Entry


 

El primer tipo de teoría, basado en las hipótesis estándar de la teoría económica neoclásica, Paul Samuelson “demostró” matemáticamente que el comercio internacional sin trabas dará lugar a una “nivelación del factor precio”, lo que esencialmente significa que los precios pagados a los factores de la producción -capital y trabajo- tenderán a ser los mismos en todo el mundo.


 

En el segundo tipo de teoría, basado en la tradición alternativa que hemos denominado genéricamente “el otro Canon”, el economista sueco Gunnar Myrdal era de la opinión de que el comercio mundial tendería a aumentar la diferencia de renta existente entre países ricos y países pobres.


 

La política económica del Consenso de Washintong -base de los programas económicos impuestos por el Banco Mundial y el Fondo Monetario Internacional- se basa exclusivamente en el tipo de teoría representado por Paul Samuelsons; pero los acontecimienots de la década de 1990 contradicen las ideas de Samuelson, y por el contrario confirman la previsión de Myrdal: los países ricos, como grupo, parecen consolidar su situación, mientras que los pobres parecen hundirse en la pobreza, agrandándose la brecha entre ellos. La teoría de Paul Samuelson parece explicar lo que sucede dentro del grupo de países ricos, mientras que la de Myrdal parece explicar la ampliación de las diferencias relativas entre el grupo de los países ricos y el de los países pobres. La teoría de Samuelson no perjudica a los países que ya han alcanzado una ventaja comparativa con rendimientos creceitnes, pero sí lo hace, y mucho, a los países que no han pasado por una política deliberada de industrialización.


 

~

En la teoría basada en el trueque y en el intercambio -representada hoy día por la teoría neoclásica estándar- la economía es una máquina que genera armonía si se la deja funcionar por su cuenta, sin interferir en ella. De ahí la atención tan especial que se presta actualmente a las variables financieras y monetarias. En esa teoría, los factores que potencian el crecimiento económico -nuevos conocimientos, nuevas tecnologías, sinergias e infraestructura-, o bien quedan fuera de la teoría, o desaparecen en una búsqueda abstracta de promedios tales como la “empresa representativa”. En la teoría basada en la producción, en cambio, donde las variables financieras y monetarias no son más que el andamiaje necesario para poner en marcha el motor central, esto es, la capacidad productiva del país, sucede lo contrario. Pero precisamente porque los factores antes mencionados son ignorados es por lo que la teoría estándar llega a conclusión de que la globalización beneficiará por igual a todos, incluso a los países que desde el punto de vista de los conocimientos necesarios se hallan todavía en la Edad de Piedra. El desarrollo, así pues, tiende a entenderse como acumulación de capital más que como emulación y asimilación de conocimientos.


 

Las diferencias entre os dos tipos de teorías económicas son muy profundas, y derivan de dos ideas opuestas de los rasgos humanos más fundamentales y de la actividad humana más básica. Adam Smith y Abraham Lincoln representan claramente esas dos versiones contrapuestas de la naturaleza humana y las correspondientes teorías económicas.


 

La teoría basada en el trueque fu expuesta así por Adam Smith al principio del Capítulo 2 de La Riqueza de las Naciones:


 

La división del trabajo es la consecuencia de una propensión de la naturaleza humana a permutar, cambiar y negociar una cosa por otra. Es común a todos los hombres y no se encuentran en otras especies de animales, que desconocen esta y otras clases de avenencias. Nadie ha visto nunca a un perro realizar un intercambio equitativo y deliberado con otro perro de un hueso por otro”.


 

Lincoln presentó su teoría basada en la producción y la innovación en un discurso pronunciado en la campaña electoral de 1860:


 

Los castores también construyen casas; pero lo hacen exactamente del mismo modo que hace cinco mil años. El hombre no es el único animal que trabaja; pero es el único capaz de mejorar su trabajo. Esas mejoras las efectúa mediante los descubrimientos e invenciones”.


 

Esas dos visiones diferentes de las características económicas fundamentales de los seres humanos llevan a teorías y políticas económicas notablemente divergentes. Si bien Adam Smith tienen en cuenta los inventos, éstos provienen de algún lugar fuera del sistema económico (son exógenos), no están condicionados (información perfecta) y en principio llegan simultáneamente a todas las comunidades e individuos. Del mismo modo, las innovaciones y nuevas tecnologías son creadas automáticamente y libres de cargas por una mano invisible que, en la ideología económica actual, se llama “el mercado”. Resulta notable que Abraham Lincoln y Karl Marx, generalmente considerados polos opuestos en el eje derecha-izquierda de la política moderna, estuvieran totalmente de acuerdo en su oposición a la visión de la humanidad expuesta por Adam Smith.


 

Los dos tipos de teorías económicas proponen dos orígenes muy diferentes para la humanidad: para las de tipo lincolniano, “en el principio eran las relaciones sociales”; para las de tipo smithiano, “en el principio eran los mercados”.

Estas resumen los dos tipos de teoría económica que se han desarrollado en Europa durante los dos siglos y medio últimos, con dos visiones subyacentes de la humanidad muy diferentes. En la tradición inglesa, digamos tipo A, un cerebro humano es una tabula rasa pasiva en el interior de una máquina calculadora que permite evitar el dolor y maximizar el placer. Esta concepción conduce a una economía hedonista y basada en el trueque con el correspondiente sistema de valores y de incentivos. El crecimiento económico se suele ver como una adición mecánica del capital al trabajo. En la tradición continental, digamos tipo B., la esencia del ser humano es un espíritu potencialmente noble con un cerebro activo, que registra y clasifica continuamente el mundo que lo rodea siguiendo planes de conjunto; la economía aparece así centrada en la producción más que en el intercambio, así como en la producción, asimilación y difusión de conocimientos e innovaciones. La fuerza impulsora del tipo continental de teoría económica no es el capital per se, sino “el capital del ingenio y la voluntad” humanos del que hablaba Nietzsche. Si uno cree en el tipo A, entonces el tipo B resulta irrelevante, y viceversa. La primera concepción de la humanidad permite elaborar una teoría económica estática simple, calculable y cuantificable; la segunda concepción, mucho más compleja, también exige una teoría mucho más compleja y dinámica, cuyo núcleo es irreducible a números y símbolos. Es importante señalar la “ortodoxia” en un tipo de teoría puede verse bajo una luz totalmente diferente en el otro tipo. Para Jeremy Bentham la “curiosidad” era un hábito recusable, mientras que para Thorstein Veblen la “curiosidad veleidosa” era el principal mecanismo mediante el cual la sociedad humana acumula conocimientos.

~
 


 

Hace cien años Thorstein Veblen atacó con vehemencia la base de la economía ricardiana. Como Polanyi más tarde, Veblen, con su peculiar estilo sarcástico, argumentaba que el comportamiento económico primitivo no se podía entender en términos smithianos o ricardianos: “En cuanto a la realidad taxonómica, se nos presenta a una banda de isleños aleutianos que agitan sus cuchillos y pronuncian invocaciones mágicas mientras recogen marisco con restrillos, dedicados a una hazaña de equilibrio hedonista en rentas, salarios e intereses”. Así es como se supone que debería ser la economía, independiente del tiempo, el espacio y el contexto.


 

En su artículo de 1898 “Por qué la economía no es una ciencia evolucionista”, Veblen intentó presentar la base para una alternativa a la concepción del hombre del tipo A, una criatura hedonista y pasiva zarandeada por los acontecimientos externos, reemplazándola por una concepción económica del tipo B. Como en el caso de Jonathan Swift y Ludvig Holberg ciento cincuenta años antes, una de las armas de Veblen era la ironía.


 


 


 

Comments

Profile

caracter
ishtar_sylphide
ishtar_sylphide

Latest Month

May 2009
S M T W T F S
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Tags

Powered by LiveJournal.com
Designed by Tiffany Chow